lunes, 11 de enero de 2016

Claves para lograr una casa ideal.




Comprar una propiedad para vivir una decisión importante, pero de manera paradójica sabemos más de pantallas planas que de casas y materiales de construcción, a pesar del costo superior de una vivienda.

Una casa es el lugar donde podrás habitar, trabajar, crecer, amar, divertirte y compartir con tus seres queridos. La gente sueña con un hogar cómodo y acogedor, un refugio seguro y equilibrado. Quieren un espacio silencioso para descansar además de  elegante y festivo para invitar a los amigos. Pero qué pasa si resulta oscuro, si los dormitorios son demasiado pequeños, si el baño abre sobre la sala y se huele lo que están cocinando los vecinos, si pasas calor en verano y frio en invierno. 

Siempre tenemos la posibilidad de realizar reformas en la vivienda para adaptarla a nuestras necesidades o construir una nueva pero a nuestra medida, lo mismo sucede en otros aspectos de la vida cotidiana en donde podemos hacer cambios como con las constelaciones familiares individuales que nos permite……. Hacernos consientes del legado de nuestro árbol transgeneracional. 
Sabías que muchos edificios tienen falsos techos de yeso, columnas a la mitad de los muros e instalaciones que cruzan por suelos y muros. Que nos facilitaran o no las posibles transformaciones que podemos llevar a cabo.

Si bien nadie puede saber a ciencia cierta qué va a pasar con los valores de la vivienda, si usted toma la decisión de comprar una casa  priorice satisfacer sus necesidades y busque lo que le hace feliz.
Estas son algunas recomendaciones para elegir una vivienda adecuada 

1. Una lista de deseos y necesidades
Es aconsejable escribir todo lo que su familia necesita y quiere en una propiedad. El primer aspecto a considerar al hacer la lista incluye el tipo de propiedad que prefieren. Es importante determinar los detalles en cuanto al número de habitaciones que requieren, el entretenimiento, el jardín, espacio que necesitarían, etc.
Una vez que hayas elaborado una lista de deseos, es recomendable que separes los elementos que entran en la categoría de los ítems que son importantes, pero no esenciales, de los que entran en la categoría de necesidades. Determinar si por ejemplo una piscina o un gran patio son o no realmente una necesidad, o si podrían vivir en un patio más pequeño, en una propiedad que cuenta con instalaciones comunes, por ejemplo.

2. Calcular el presupuesto
La determinación de los costes  es uno de los pasos más importantes en el proceso de selección. Los compradores necesitan saber cuánto serían capaces de pagar en gastos mensuales, incluyendo los pagos de préstamos, mantenimiento, impuestos inmobiliarios y tasas, etc. Este ejercicio, sin duda, generará un impacto en el tipo y el tamaño de una propiedad que un comprador puede realmente comprar. Muchos compradores pueden optar por volver a repasar su lista de deseos y necesidades, después de sumar los costos y cambiar algunos elementos que incidan más en el precio.

3. Ubicación
La ubicación sigue siendo un valor demasiado poderoso. Al recorrer las zonas para comprar una propiedad, deberías considerar qué lugares frecuentas regularmente, cómo planeas desplazarte a esos lugares y cuánto tiempo tomará el viaje. El trabajo y otras instalaciones también jugarán un papel importante en esta etapa del proceso de selección. Sería fundamental hacer una lista de tus barrios favoritos o ideales y luego asegurarte de que tu presupuesto coincida con lo que cuestan las casas en estas zonas, lo que ayudará a reducir la lista.
Espacios públicos de esparcimiento. Considera que te queden cerca parques, zonas verdes y otros lugares para esparcimiento.

4. El espacio. Piensa en presente, y en futuro. Tu compra no debe ser pensada para venderla en uno o dos años. Para sacar beneficios económicos deberás esperar un tiempo, por lo tanto, asegúrate que la casa tenga el espacio mínimo que necesitas.
Algunos proyectos tienen posibilidad de ampliación para otro dormitorio, baño y en ocasiones hasta para un piso completo

5. Distribución. A veces no es el tamaño sino la distribución del espacio lo que enamora a un comprador. Piensa en qué es lo primero que ves cuando abres la puerta, si el dormitorio principal te queda muy aislado del cuarto de los niños y estos son muy pequeños, o si tienes que pasar por la cocina para llegar a la sala.
6. iluminación y ventilación 
Potencia la entrada de luz natural y su circulación por todos los rincones de la casa. Ésta tiene la capacidad de modificar desde el color a la sensación de amplitud y calidez de las estancias. Esto está ligado a la orientación de la vivienda, sabemos que el sol sale por el este y se pone por el oeste, haciendo un recorrido  por la vivienda con una inclinación hacia el sur que varía el Angulo  según  de inclinación  en invierno o verano.
Todos sabemos o intuimos que hay que ventilar nuestra vivienda diariamente y lo ideal es hacerlo con  ventilación natural y cruzada, esto quieres decir que lo ideal sería  tener ventanas en orientaciones cruzadas.
7. Si hay espacio suficiente para tus muebles. Lleva contigo una cinta métrica para tomar medidas si tienes dudas o tu agente podrá suministrarte una. Por lo regular llevarás tus muebles a la nueva casa, y es un mal indicador que tengas que dejar algunos de ellos porque no tengan cabida. Recuerda que va a ser tu casa permanente por un buen tiempo, si te encanta, pero no cabe nada, sigue mirando alternativas.
8. Cómo se ve la vivienda. ¿Luce sólida, como nueva o desgastada? Evalúa las reparaciones obligatorias que tendrás que hacer y el costo, para esto busca un profesional.
9. Si tiene espacio para almacenamiento. Si te has mudado varias veces te habrá sorprendido la cantidad de cosas que se van acumulando en la casa. Aunque uno jura no volver a guardar tanto, la historia se repite y en tu casa propia, lo mejor es tener área suficiente para guardar lo que no usas. En caso contrario, sentirás como tu espacio se va haciendo cada vez más pequeño.
10. Realiza una inspección preliminar, no profesional. Es vital tener una inspección profesional, pero cuando no te has decidido por una vivienda, hacerla en cada una de ellas es muy costoso. Por lo tanto, usa tu criterio cuando das el primer vistazo a una casa, y cuando decidas comprar, contrata al profesional.

Primeramente evalúa tú mismo cómo se ve el techo a simple vista, filtraciones o grietas en las paredes, condiciones del piso, tuberías que se vean rotas, cómo lucen los equipos eléctricos, el patio, las puertas, ventanas, los baños y los gabinetes de cocina, entre otros.